Ya han pasado más de 60 años desde que una extraña niebla mató a 12.000 personas en Londres. La causa ha sido finalmente revelada

Ya han pasado más de 60 años desde que una extraña niebla mató a 12.000 personas en Londres. La causa ha sido finalmente revelada1shares

La llamaron "la gran niebla".

El hecho ocurrió en diciembre de 1952, temporada en la que una niebla cubrió la ciudad de Londres por cuatro días. La densidad del aire perjudicó la vista y la respiración de todos los habitantes de la ciudad, nadie prestó mayor atención a lo que ocurría y empezaron a morir muchas personas. La llamaron “La gran niebla”, a su paso cobró la vida de aproximadamente 12 mil personas, y dejó otras 150 mil hospitalizadas.

¿A qué se debió esto? En aquel tiempo se pensó que había sido producto de la mezcla de emisiones de carbono con la neblina, lo que provocaba que las personas se envenenaran al respirar el aire contaminado. Pero, 60 años más tarde, un grupo de investigadores internacionales descubrieron cómo los químicos del carbón quemado pudieron mezclarse en la niebla.

La gente estaba aspirando el equivalente de neblina a la lluvia ácida.

“Las personas han sabido que el sulfato fue un gran contribuyente a la niebla y las partículas de ácido sulfúrico se formaron a partir de dióxido de azufre liberado por la quema de carbón para uso residencial y plantas de energía, y otros medios”.

Los investigadores realizaron varios experimentos en ciudades como Xi’an y Beijing, lo cuales revelaron que el sulfato se forma a partir de la interacción del dióxido de carbono y dióxido de sulfuro, que luego se mezclan con las gotas de agua en la niebla.

“Nuestros resultados mostraron que este proceso fue facilitado por el dióxido de nitrógeno, otro co-producto de la combustión del carbón, y se produjo inicialmente en la niebla natural. Otro aspecto clave en la conversión de dióxido de azufre a sulfato es que produce partículas ácidas. La niebla natural contenía partículas más grandes de varias decenas de micrómetros de tamaño y el ácido formado estaba suficientemente diluido. La evaporación de esas partículas de niebla dejó entonces pequeñas partículas ácidas que cubrieron la ciudad”.-Renyi Zhang-

Así fue como se produjo la mortífera “lluvia ácida”, que acabó con la vida de miles de personas en Inglaterra, puesto que, la neblina es fácil de respirar, así que es mucho más fácil contaminarse.

Estos descubrimientos fueron publicados en el diario científico Proceedings de la academia nacional de ciencias.

Esperamos que hecho despierte a la humanidad y se luche por mejorar la calidad del aire en el resto de las ciudades del mundo…

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR